Escrito por: Programa Somos Defensores

La acción comunal, núcleo de la organización social y la participación en Colombia, sigue siendo el referente inmediato de las comunidades rurales y urbanas y, a la vez, continúa en el centro de las dinámicas del conflicto armado, político y social en el país. Pese a ello, el seguimiento y análisis de la situación de derechos humanos de los miembros de las Juntas de Acción Comunal -JAC-, así como de los procesos sociales y de movilización que entrañan las JAC, es incipiente, y la respuesta institucional en materia social y, aún más, en relación con la garantía y protección de los derechos humanos, insuficiente.

Nacidas en el marco de la violencia bipartidista, las JAC se han visto inmersas en contextos difíciles, sobre todo en las zonas rurales, y su quehacer ha sido permeado por las disputas territoriales y por recursos en las que participan no solo actores armados, sino de forma determinante, actores económicos, políticos e institucionales, estableciendo prácticas clientelistas que desdibujan el papel de las JAC y, a la vez, exponen a sus miembros a riesgos ligados a la confrontación por el poder político, económico y burocrático

Esta realidad compleja ha conllevado a una vulneración sistemática de los derechos de las personas pertenecientes a los organismos comunales, que en los últimos años, en el contexto de la implementación de los Acuerdos de Paz entre las FARC y el gobierno Santos, ha cobrado relevancia y visibilidad pues buena parte de las agresiones a líderes y lideresas sociales han sido dirigidas en contra del sector comunal. La continuidad de variables y determinantes de violencia y la emergencia de nuevos conflictos y actores tras la firma de los Acuerdos de Paz, nos sitúan ante una realidad en extremo compleja y, en medio de ella, las JAC siguen soportando nuevas y viejas dinámicas del conflicto.

Este informe, en consecuencia, busca saldar algo de la deuda histórica que las organizaciones defensoras de derechos humanos tenemos con el sector, compilando en un mismo texto la historia y logros de las organizaciones y el movimiento comunal en Colombia; analizando la situación de derechos humanos y las graves agresiones de las cuales han sido víctimas líderes y lideresas comunales a partir de un análisis contextualizado, y valorando críticamente la respuesta institucional frente a la protección y garantía de los derechos de las comunidades y personas vinculadas a los organismos comunales en el país y particularmente frente a la situación de sus dignatarios y dignatarias.

Puedes consultar y descargar el informe aquí…